Mindfulness para la nueva era

Mindfulness y nueva era.

 

En este tiempo de cambios, la práctica de Mindfulness supone una ayuda al ser humano.

 

No es nada nuevo. La meditación y las prácticas de Mindfulness que se derivan de la psicología budista existen hace miles de años.

 

Pero es cierto que nunca antes en la historia de la humanidad se habían vivido tantos cambios y en tan poco tiempo.

 

Todo parece que va muy deprisa. Los cambios sociales, la tecnología, los hábitos de vida y consumo, etc.

 

Estamos a punto de comenzar un nuevo año. En el 2012 se habló de un cambio de era incluso; por tanto ya estamos inmersos de lleno en esta nueva era.

 

El ser humano ha crecido en la tierra imponiendo su inteligencia para dominarla. Domina la tierra, domina los mares y domina el aire. Incluso ha viajado fuera del planeta.

 

Grandes logros que no han llevado a un mayor conocimiento de si mismo. El ser humano no domina su propia mente y eso tiene un elevado coste de sufrimiento. 

 

Más bien al contrario, por lo que me suele comentar la gente, el estrés es lo que impera en este mundo acelerado.

 

El estrés debido al trabajo, las presiones sociales, las obligaciones familiares, etc.

 

Pero tu vida inundada de estrés no es feliz ni plena. Es un intento de serlo, pero se queda en eso…en el intento.

 

Y por eso mismo, por intentar ser feliz en el futuro vamos corriendo para ver si lo alcanzamos; cuando tenga esto, cuando tenga aquello, cuando pueda hacer esto o aquello…

 

La lista es interminable. Se acumulan las tareas y al final del día caes en la cama vencido, agotado y sabiendo que mañana será otra vez lo mismo.

 

Y yo te pregunto ¿Ese es el objetivo de la vida?

 

Yo creo que no lo es. Y si tu lo analizas fríamente y en calma podrás reconocer que esa carrera sin final no conduce a alcanzar el supuesto objetivo de la vida: VIVIRLA.

 

Detente un poco y haz espacios de silencio en tu vida. No es tan dificil. Tan sólo es esa mente agitada la que te hace creer eso, que no puedes parar pues entonces todo se hundirá.

 

Es mentira. No hagas caso a esa mente. La paz interior no procede del pensamiento discursivo que no se quiere detener en el momento presente. Ese pensamiento siempre quiere imponer su ley.

 

Si te detienes te darás cuenta de quién es quién escucha esos contenidos mentales, que te hacen vivir con estrés y preocupación. Pues bien, ese es tu centro, tu testigo silencioso que observa. Debes reposar en él; poco a poco ese flujo incesante de pensamientos se apaciguara.

 

Tan sólo has de ser constante, dedicar unos minutos cada día a la meditación. También te va a ayudar el poner la atención a cada tarea que hagas durante el día. En especial las rutinarias, en esas la mente se escapa de la tarea del presente y te lleva de nuevo al estrés y la prisa.

 

La práctica de Mindfulness, la atención plena y la meditación son las bases de este estilo de vida que te va a ayudar a vivir en esta nueva era de una forma consciente.

 

Espero que para el nuevo año que está a punto de comenzar te propongas iniciar esos cambios en tu vida. En pocas semanas notarás sus beneficios.

 

También mantente alerta y que ese propósito no sea uno más de la lista que se hace a principio de año, y luego no se mantiene. Es muy fácil dejarse llevar por los automatismos instalados hace tiempo. Se consciente de ellos y desactivalos.

 

Te deseo de todo corazón que el Nuevo Año 2017 sea un año libre de estrés y lleno de conciencia plena, de paz interior.

 

Un abrazo.

 

Luis Miguel Colado.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *