Mindfulness y adicciones

Mindfulness y adicciones.

 

¿Has sufrido algún tipo de adicción? Alcohol, drogas, sexo, relaciones, juego…

 

¿Has dejado una conducta adictiva para cambiarla por otra?

 

¿Te desgasta y baja tu autoestima ver que el ciclo se repite una y otra vez?

 

¿No sabes que hacer para mantenerte libre de esos impulsos que parecen dirigir tu vida?

 

Si te reconoces en alguna de estas situaciones creo que merece la pena que sigas leyendo.

 

Las adicciones obedecen todas a una misma causa de fondo.

 

 

Esa causa de fondo es que te sientes infeliz.

 

Lo curioso de esto es que sabes que esa conducta adictiva tampoco te trae felicidad.

 

Buscas una sensación que te ayude a olvidar, o simplemente que llene ese vacío que sientes. Ese mal-estar interior que te acompaña siempre.

 

En Mindfulness sabemos que el dolor es parte de la vida. Las raíces budistas de las que proviene esta técnica se basan en las Cuatro Nobles Verdades que estableció el Buda.

 

El dolor es una verdad que nos acompañará de por vida, pero el sufrimiento asociado a él es evitable. De eso trata la práctica de la atención plena, de darse cuenta de ello y sin luchar contra esos malos sentimientos aprender a acogerlos como parte de la experiencia presente.

 

La práctica de Mindfulness dispone de herramientas que pueden ser muy beneficiosas en la prevención de recaídas en adicciones.

 

Abandonar una adicción puede ser algo difícil de lograr, pero tanto es tan importante abandonar la conducta adictiva como mantenerse permanentemente alejado de la misma.

 

Es muy común sustituir una adicción por otra. Tal vez si alguien es adicto al alcohol o droga la sustituya por algo que a priori no afecta a su cuerpo, como por ejemplo el juego. También puede sustituirse una adicción por otra que sea socialmente mejor vista, por ejemplo el trabajo.

 

La cuestión de fondo es que cuando alguna actividad se hace de forma compulsiva y el individuo no es libre de elegir si hacerlo o no, esa actividad ya forma parte de una conducta adictiva.

 

Otro de los indicadores de que se trata de una adicción es que progresivamente va en aumento. Se crea un efecto de tolerancia y cada vez la actividad elegida absorbe más tiempo y/o atención a la persona que la realiza, dejando a un lado otras facetas de la vida, ya sea la pareja, la familia, el trabajo, etc, dependiendo de que tipo de adicción se trate.

 

Otro tipo de adicción muy frecuente aunque poco reconocida es la adicción a las relaciones. Hay personas que no son capaces de permanecer sin una pareja mucho tiempo y al terminar una relación rápidamente van en busca de otra. Cuando esto se convierte en una conducta patológica, cada relación suele ser un calco de la anterior y en poco tiempo vuelven a aparecer los mismos problemas de las anteriores.

 

Las técnicas de Mindfulness que combinan meditación con otras prácticas en la vida diaria nos enseñan a vernos desde una perspectiva nueva. Ya no te sientes como el centro de la situación sino que eres capaz de ver tu comportamiento desde fuera. De esa manera empiezas a conocerte y darte cuenta de aquello que te está haciendo mal y de lo que puedes cambiar a la hora de vivir tus emociones.

 

Yo te puedo brindar la oportunidad de aprender a practicar Mindfulness y de esta forma gestionar mejor los contenidos de tu mente. No se trata de remedios mágicos, ni siquiera de una terapia. Yo no pretendo sustituir el trabajo de un psicoterapeuta. 

 

 

Tan solo darte a conocer lo que yo se sobre Mindfulness para las adicciones en base a la formación que he realizado y a otras dolorosas vivencias personales y a colaboraciones que he realizado con Proyecto Hombre en temas de adicciones.

 

 

El acompañamiento desde mi lugar como consultor de Mindfulness Transpersonal trata de guiarte en la inclusión en tu vida de las técnicas de mindfulness para que con esas herramientas empieces a desactivar esos pilotos automáticos que dirigen tu vida.

 

 

Con lo aprendido y mi guía podrás identificar esas situaciones que te hacen repetir una y otra vez la misma reacción ante algo doloroso o desagradable y de esta forma sustituirlo por una respuesta equilibrada y ecuánime que lleva a un lugar de libertad y plenitud en el momento presente.

 

Vivir alejado y desconectado del presente es la causa principal de todos los problemas que fabricamos con nuestra mente. Ser capaces de vivir el presente de forma gozosa es la clave para una vida realizada y feliz. 

 

La felicidad no puede ser buscada en otro momento, bajo la influencia de una substancia o en compañía de algo o de alguien. La felicidad que eres ya está dentro de ti, tan solo has de hacerte consciente de ello y conectar con tu Ser interior que habita en el presente.

 

Ten confianza, puedes lograrlo, puedes vivir libre y feliz. Pero es un trabajo que vas a realizar contigo mismo, tan sólo desde fuera se te aportan herramientas para acceder a ello. Repito, nada de fuera va a completar tu interior que ya es pleno de por sí.

 

Contacta conmigo si quieres que te dé más detalles. Las sesiones a distancia se hacen a través de Skype o Google+ y el pago se realiza de modo seguro a través de transferencia o Paypal. Las sesiones de acompañamiento son de una hora y media de duración y la aportación para las mismas es de 30€.

 

Al final de cada sesión te adjunto temario para la práctica semanal y audios para las prácticas meditativas. Me tendrás a tu disposición por email para cualquier consulta inter sesión. La cantidad de sesiones recomendadas puede oscilar entre las seis y doce con una pauta semanal, aunque cada caso es particular y adaptable a las condiciones de cada persona.

 

Espero poder ayudarte en tu camino del autoconocimiento y el encuentro de tu paz interior.

 

Un abrazo hondo.

 

Luis Miguel Colado. Experto-Consultor de MIndfulness Transpersonal por la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal.