¿Vives para el futuro?

Puede que gran parte de tu tiempo lo pases pensando en el futuro.

 

Desde el primer momento que empezamos a hablar de Mindfulness y de su forma de incorporarlo a la vida diaria, hablamos del concepto tiempo pasado y futuro. Tal vez tu mente se vaya a menudo al futuro. Esto crea estrés o ansiedad. Con mindfulness puedes aprender a vivir en el presente dejando tu mente calmada.

 

A tu mente le cuesta estar en el presente. Una de las explicaciones es que la mente basada en realidades físicas no puede asir un instante que por momentos se esfuma…siente que no puede parar las agujas del reloj.

 

Pero esto es un error de esa mente aferrada a las formas, o sea, a los objetos que percibimos a través de los sentidos. Visto desde esa perspectiva el presente cuesta entenderlo, y en cambio parece ser más perceptible el pasado o el futuro.

 

No deja de ser curioso pero es así. Seguro que si recuerdas algo del pasado lo percibes como algo que sucedió, y eso le da una “carta de realidad” por el hecho de haber sucedido y haber tenido unas consecuencias. Sobre ese concepto erróneo del pasado te hable en este post.

 

Por otro lado, ves un plan de futuro también como algo tangible. Por ejemplo una operación a la que te van a someter, un examen, la boda de tu hijo o la tuya…etc.

 

Y el tener preparado ese plan de futuro lo da consistencia. Entonces el presente es un mero trámite o puente hacia ese momento futuro. Incluso algunas campañas de aseguradoras hablan del “puente hacia su jubilación”.

 

Pero si lo analizas con calma, no puedes asegurar que ese futuro se cumpla tal y como tu mente fabrica. De hecho aunque se cumpla exactamente igual, ahora, en este momento tan sólo está en tu mente como un suceso imaginado.

 

Entonces, en tu vida has hecho esto innumerables veces,y en muchas de ellas ese futuro planeado ha sucedido tal y como deseabas. Esto ha hecho que creas que el futuro existe realmente tal y como se planea. Pero en otros casos las cosas no salieron según el plan. Esos casos puede que los hayas vivido con frustración, tristeza, preocupación, etc.

 

Y de igual forma que te has acostumbrado a imaginar el futuro y darlo por real en cuanto a planes, también lo has hecho en cuanto a temores. Y el pensar en este momento en cosas que temes sucedan en el futuro te hace sentir mal y te crea desasosiego y ansiedad.

 

Por eso he titulado este post ¿Vives para el futuro?. La cuestión es hacerte comprender, a través de las técnicas de mindfulness, que puedes vivir un presente más calmado y equilibrado.

 

Para muchas personas pensar en el futuro es fuente constante de sufrimiento.

 

Date cuenta que no digo que el futuro sea la fuente del sufrimiento, sino el pensar en él. Todo está en la mente, y de ello depende tu forma de percibir la realidad, tu situación de vida, y todo lo que la rodea.

 

Lo veo muy a menudo en mis alumnos, y percibo a veces una negación de esta realidad. Se da por sentado que ciertas cosas sucederán y no se ve claro el concepto de eterno presente. Esto es crucial para poder vivir de una forma más tranquila, ya que si tu mente no se sitúa conscientemente en el ahora, va a ser llevada una y otra vez de pasado a futuro constantemente.

 

En este post me he centrado en hablarte de la proyección de futuro, y es que hay personas a las que el pasado no les resulta problemático, no les inquieta pues saben que no va a volver, pero en cambio sus miedos y pensamientos se sitúan en el futuro.

 

 

Cada persona tiene sus miedos y en cada caso es diferente, pero lo que no cambia es que esos temores casi nunca son hacia algo que sucede en el presente sino hacia algo que está en la mente y proyectado a otro momento diferente del presente.

 

No te voy a decir que sea fácil evitar esto. Te entiendo pues todos hemos pasado o podemos pasar por ello en cualquier momento. Tan sólo, que cuando tienes una mente entrenada y has asimilado una serie de conceptos, la respuesta ante esas maniobras de la mente es diferente.

 

Y aunque haya nombrado esto como una serie de conceptos, van más allá de ello, es realmente la comprensión de una realidad incuestionable, y es que sólo se puede vivir en el momento presente.  Sobre esta comprensión también te hablé en este antiguo post.

 

La manera de llegar a asimilar esta realidad es a través de la meditación fundamentalmente, cuyos efectos se ven reforzados por otras prácticas que se realizan en la vida diaria, lo que llamamos práctica informal de mindfulness.

 

El factor que hace que todo eso produzca unos cambios en la forma de entender la vida es la constancia en la práctica, pues el saber sólo conceptos no va a lograr ese profundo cambio en la percepción, ni va a hacer que tu vida fluya con más presencia y grado de conciencia presente.

 

Por eso mi recomendación es que si no lo haces aún, que dediques cada día un tiempo a la meditación, y también incluyas algunas técnicas de atención plena en tu vida diaria. 

 

Es este blog tienes abundante material para empezar y además si te suscribes al mismo recibes durante cinco días una clase diaria de mindfulness, además de la “guía de inicio rápido a Mindfulness”.

 

Espero tus comentarios si eres de esas personas a las que les inquieta el futuro y les impide vivir el presente. Estaré encantado de responder a todas las dudas.

 

Un abrazo.

 

Luis Miguel Colado.

 

 

 

 

 

 

2 thoughts on “¿Vives para el futuro?

  1. Gracia. No se por que pero siento que es lo necesitaba saber para dejar un pasado en el olvido y seguir viviendo…Mil veces gracias-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *